TCAT

Mientras que ninguna iglesia probablemente suela decir “¡Hemos llegado!” Cuando se habla de su camino espiritual, hay iglesias encantadas en decir, “¡Nos estamos moviendo en la dirección correcta!”

¿Pero cómo puede saber usted dónde está su iglesia espiritualmente si no tiene medios para medir los problemas que traen la transformación de las vidas y de las comunidades? Afortunadamente, los instrumentos de evaluación de iglesias pueden ayudar a los líderes a identificar las fortalezas y debilidades en su iglesia y como su iglesia está siguiendo a Cristo y viviendo en misión.

¿Por qué utilizar un instrumento de evaluación?

Los instrumentos de evaluación les ofrecen a las iglesias una visión práctica de dónde están y pueden informarle cuáles son sus próximos pasos. También permiten que los líderes aprendan lo que Dios está haciendo en otras iglesias y obtener sabiduría de esas iglesias.

Evaluaciones de iglesias pueden ayudar su enfoque en las fortalezas y debilidades y orientar la conversación acerca de los temas importantes en su iglesia, así como ofrecer claridad al personal de la iglesia acerca de dónde y cómo dirigir la iglesia.

Mientras que usted puede llevar a su iglesia a través de una evaluación en cualquier momento del año, hay momentos clave del ciclo de vida de una iglesia cuando una evaluación sería beneficiosa. Por ejemplo, el empezar los pequeños grupos o clases de la Escuela Dominical, la planificación para el año nuevo o una próxima serie de sermones, son los momentos en que tener un cuadro espiritual de su congregación es útil.

Iglesias transformacionales

En 2012 cientos de iglesias participaron en la iniciativa de la Iglesia Transformacional de LifeWay, dando a sus congregaciones una mirada precisa en donde creen que están en su camino espiritual. LifeWay desarrolló la Iglesia Transformacional mediante el uso de encuestas a miles de iglesias de varias denominaciones que son los ejemplos principales de la transformación espiritual que proporcionan un marco bíblico para el Instrumento de Evaluación de la Iglesia Transformacional (TCAT). Este marco ayuda a las iglesias evaluar lo que están haciendo con un nuevo sistema de puntuación.

Mientras que este nuevo sistema de puntuación integral mide lo tangible – el entrenamiento del liderazgo, asistencia al culto de adoración y el número de personas que participan en algún tipo de estudio bíblico – también mide los elementos más intangibles de la vida de la iglesia.

El TCAT ayuda a las iglesias a obtener una mirada honesta de cómo sus miembros perciben lo que están haciendo en relación con la transformación espiritual. Los resultados les proporcionan una mirada sincera de las fortalezas percibidas y retos percibidos basados en los siete elementos de una iglesia transformacional: mentalidad misionera, liderazgo vibrante, intencionalidad relacional, dependencia en la oración, adoración, comunidad y misión.

Antes de empezar el instrumento de evaluación, se recomienda que prepare a sus líderes principales mediante la lectura de La iglesia qué Dios usa para transformar de Ed Stetzer y Thom Rainer y mirar el DVD de la Iglesia Transformacional. Algunos pastores han optado por conducir a la iglesia entera a través de una serie de sermones sobre los elementos de una iglesia transformacional antes de tomar la evaluación.

Cuando se trata de la interpretación de los resultados y determinar los próximos pasos, las iglesias tienen varias opciones. Ellos pueden trabajar de forma independiente con sus líderes principales o en grupos de aprendizaje mutuo con otras iglesias que están usando el TCAT permitiéndoles obtener perspectivas objetivas entre sí.

Muchas iglesias encuentran que el camino más productivo es trabajar con un asesor capacitado del TCAT que facilita el proceso de descubrimiento para comprender las fortalezas y retos de la iglesia, donde Dios ya está obrando en la iglesia, y dónde los está llevando en la transformación espiritual de la iglesia. Asesores están disponibles a través del distrito, la convención estatal de una iglesia o de una red de iglesias. Aún con un asesor del TCAT entrenado, es esencial que las decisiones y los conocimientos adquiridos en el proceso procedan del cuerpo de la iglesia local y no de una fuente externa. El consultor simplemente trae una perspectiva externa objetiva y un plan para caminar juntos en el proceso.

Autoevaluación

Andrew Morgan, pastor de Immanuel Baptist Church en Salisbury, Md., dijo que una cosa que apreciaba del TCAT es que es una auto-evaluación y no un programa.

“No había nadie que venía hacer un juicio sobre quiénes somos”, dijo Morgan. “Lo hicimos nosotros mismos. El TCAT nos permitió mirar en un espejo y obtener una imagen real de cómo nos vemos como una iglesia”.

Dijo que una cosa que aprendió es que mientras ellos se consideraban en gran medida una iglesia de familia y pensaron que estaban comunicando bien con los demás, quizás eso no fue el caso.

“Descubrimos que la gente fuera de nuestra congregación no pueden haber estado recibiendo ese mensaje”, dijo él. “Hemos estado en nuestra localidad bastante tiempo que no estábamos realmente comunicando con el vecindario, y ellos no estaban comunicando con nosotros. No había ningún problema, estábamos acostumbrados a estar juntos en el vecindario. Ese reconocimiento nos está llevando a ser más intencional en la participación de nuestra comunidad”.

Obviamente, las evaluaciones no son impecables. Sin embargo, cuando se basan en una investigación sólida, pueden revelar debilidades y otras cosas que las iglesias locales a menudo no ven. Iglesias dispuestas a tomar una mirada más profunda a sí mismas ya no se conforman con llenar los asientos semana tras semana, pero más bien están buscando un cambio.